http://geishagourmet.com/2012/05/24/la-signora-delle-vette-eleonora-noris-cunaccia-stregata-dalle-erbe/

La Signora delle Corvette | Eleanor Noris Cunaccia, Hechizado de hierbas

por Jueves, Mayo 24, 2012

Llevamos mucho tiempo en las montañas cada familia tenía un abuelo que sabía exactamente dónde y cuándo cosechar las más finas hierbas, aquellos con las mejores propiedades, o simplemente el mayor bien salir de la casa de la estufa o refinaron platos en su propio camino, Gracias a un poco de ortiga o Buonenrico (la espinaca salvaje). Porque los ingredientes, Érase una vez, ¿compraste, Li dio la naturaleza. Fue suficiente para seguir las estaciones, Estados de ánimo del clima y la tierra, y aprender sobre las plantas y los lugares donde recoger, de alta altitud a lugares incultos, como las laderas, los riscos, bordes de los ríos. Llaman las brujas o brujos, lo llaman arte o simplemente actividades agrícolas: la colección de plantas medicinales y hierbas de la montaña es un arte tan antiguo como el mundo, que desde hace algunos años ha estado experimentando una especie de renacimiento, de redescubrimiento, a mejora de conocimientos ancestrales, llevando a sabores olvidados, primitivas, simple, auténtico genuino. Y barato también, puesto que nadie puede conseguir caza su hierba favorita para cocinar la cena la noche. Un poco como las setas.

Pero también alguien consigue un trabajo. Este es el caso de Eleanor y Giovanni Cunaccia, los dos hermanos que tienen Primitivizia, arte de la realidad, Nota para todos gourmet Italia, donde hierbas de la montaña, Berry, resinas y raíces recolectadas por Eleonora (pasar días enteros solo en medio del bosque de los Dolomitas Brenta), llevar a casa dentro de unas horas, Lave en su origen en el país (Claro, en Val Rendena), preparado por Giovanni y plantados en macetas. El resultado son pequeñas joyas gastronómicas como el erb salsa o crema de achicoria dell'Orso.

 

Eleonora, ¿Cómo fue su pasión por hierbas de la montaña?

Siempre he tenido una fuerte atracción por flores y plantas, por la naturaleza en General, tanto es así que 8 años también tenía la licencia de pesca. Digamos que de mi gran pasión es también mi trabajo.

 

Ir a los bosques en soledad, dormir en refugios solos. No es un trabajo fácil para una mujer, o mal?

Me encanta la naturaleza y me gusta ser llamado una mujer montaña, una hierba nómada cosechadora: Siento que tengo una identidad muy fuerte. Colecciono sólo lo que es de carácter espontáneo y salvaje de los Dolomitas Brenta, y me siento orgullosa de trabajar tan éticamente sostenible, muy respetuoso de la montaña y sus recursos.

 

Cuando empezó a coleccionar?

Hacia el final de marzo, en la primavera. Se inicia desde el fondo del Valle, donde la nieve se derrite antes y es aquí que la primera planta de brotar, de diente de León y berro. Cada año, Aunque, Si algo es diferente: la colección se detecta, siguiendo el sol va. Después del Valle, Entro en el bosque, donde hay muy pocas hierbas, y entonces hasta junio alcanzó realmente intactos hábitats de montaña pastos, a una altitud de 1600-2000 m. Aquí están los productos de la naturaleza de una pureza y un valor inconmensurable energía. En la recogida, por ejemplo, el Buonenrico, la ortiga, la bardana. Luego subo más alto, Empujo me 2200 m, ¿Dónde crece el dell'Orso radicchio, una planta que se encuentra en toda la región alpina, los bordes de las avalanchas, con la tala de la vegetación. A esas alturas en tarde puedo recoger los conos de pino joven, Hacer para fermentar al sol: el jarabe se llama pino de montaña que libera, antes del advenimiento del antibiótico, en la creencia popular fue utilizada como expectorante. Hoy en día lo usamos en su lugar por un helado, El ricotta y todas las demás formas de leche.

 

Una vez que las hierbas son un ingrediente clave para la cocción de pasto, hoy, En su lugar, para cocinar con hierbas es algo chic, de la alta cocina.

Yo diría que es la cucina povera chic, regreso a la prominencia por necesidades económicas. Diez hierbas tienen suficiente para comer y 10 curación hierbas para todo el año para hacer menú saludable, cautivantes sabores, y hacerse útil para las dolencias más comunes de tés.

 

En cuanto a hongos, para las hierbas necesario conocimiento para recoger. Donde aprender este "arte"?

Hay cursos, hecho por expertos, un poco a lo largo de Italia, Pero por supuesto hay todavía mucho por hacer para difundir esta cultura que se había perdida en algún punto de la historia. Por un puñado temprana también puede ser útil y el volumen que me ha interesado personalmente Trentino (http://issuu.com/alessio_p/docs/20081014_erbespontanee_190x265, NDR). Lo más importante de las hierbas ya sabes no, la planta venenosa que se asemeja a la. Pero si usted no puede ir de caza para hierbas, por lo menos tenemos un huerto y...

 

Pero como, Ella no era contra cosas domesticadas?

El jardín es diferente, Es una cultura y es parte de la historia de los pueblos. El jardín hoy significa una vida más saludable, mejor nutrición y un montón de dinero ahorrado! Creo que todos los administradores públicos deben fomentar esta práctica, proporcionar espacios comunes. Un claro, Il mio paese, el año pasado el Cantero frente a la iglesia fue reemplazado por un gran jardín educativo, Sólo para traer gente a esta tradición. Sólo un balcón para tener sus propios sabores y algunos vegetales buenos y sanos.

 

Muchos chefs utilizan sus hierbas para sus platos. Pero ella, en su cocina, como los usos?

De 1 mil maneras, Pero últimamente me gusta usarlos para el embalaje de sándwiches que yo describiría como "gourmet", hechos, por ejemplo, con el pan integral, Malga mantequilla o queso mascarpone, el char, salto de brotes y un poco de enebro triturado. Realmente me gusta mi versión de hamburguesa, elaborado con carne fresca, pan, Las hojas del diente de León o Silene salvaje (eso Guisante crudo sa), Las floraciones Salvia pratense, un queso malga, algunas cebollas silvestres (Hay 28 tipos de agliacei en Italia), y entonces el ketchup de rosa mosqueta, últimas Primitivizia, Sólo con las bayas de escaramujo y trabajado con vinagre, Sal, azúcar. Aromas a cero, cero conservantes. Natural, como todo lo que hago.

(Este artículo fue publicado en En la mesa, mayo 2012)

 

 

 

0
0 Respuestas

Qué te parece?

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *